¿Javier Duarte merece salir de la cárcel?

¿Javier Duarte merece salir de la cárcel?

Sinaloa.- La reclasificación del delito de delincuencia organizada que hizo la PGR en el proceso en contra del exgobernador de Veracruz al cambiarlo por el de asociación delictuosa es, además de «un coqueteo del gobierno federal de Enrique Peña Nieto, una ventana que la PGR abrió a Javier Duarte de Ochoa no para que salga de la cárcel mañana, pero sí el año entrante».

Lo anterior fue señalado en entrevista telefónica para EL DEBATE por el corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, Noé Zavaleta, quien denunció haber vivido en carne propia el hostigamiento y las amenazas del gobierno de Duarte, a tal grado de que en 2016 tuvo que exiliarse temporalmente y aceptar protección especial del gobierno federal antes de regresar.

No obstante, Zavaleta espera que el juez de control, quien decidirá mantener o no en prisión preventiva a Duarte durante el proceso, tome en consideración que ya estuvo prófugo de la justicia durante casi seis meses, de octubre del 2016 a abril del 2017, cuando fue aprehendido en Guatemala, pues considera que permitirle enfrentar el juicio en libertad pudiera significar riesgo de que desaparezca nuevamente.

El periodista de Proceso y autor del libro El Infierno de Javier Duarte, crónicas de un gobierno fatídico, reconoce que esta situación es indignante a nivel nacional, pero sobre todo para los ocho millones de veracruzanos, «además del revuelo mediático que ha llevado al gobierno saliente de Miguel Ángel Yunes Linares a decir“si la PGR lo quiere dejar en libertad, que me avise porque lo voy a encerrar en una cárcel veracruzana por peculado, por desvío de recursos, por tráfico de influencias, por abuso de autoridad, por el tema de empresas fantasmas y facturas que se pagaron y no se demostró qué servicio prestaron.

Pero, sobre todo, por la que creo es la más importante: una orden que no ha podido ser emitida para (intentar) fincarle la responsabilidad a Duarte por desaparición forzada”», expuso en entrevista telefónica.

Noé Zavaleta cree que la PGR no quiso meterse a fondo en la investigación por temor a salir «salpicados». Recordó que la Auditoría Superior de la Federación, en sus informes del 2011 y del 2012, fue categórica: había un hueco financiero por donde se estaban fugando miles de millones de pesos, y la SHyCP tuvo conocimiento, incluso —afirma el escritor—, la Auditoría Superior de la Federación, a través del departamento jurídico, demandó al gobierno veracruzano ante la PGR. «Pero fue hasta que vieron la cercanía de las elecciones federales y el costo político, el detrimento, la negatividad y el grado de corrupción que tenían Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua, que decidieron actuar», dice el corresponsal de Proceso.

Considera que todo esto es un capítulo de simulación en el que utilizaron a Duarte mientras les fue útil en la cárcel, «pero no les funcionó detenerlo a él ni a Borge para la elección federal porque perdieron estrepitosamente, y ahora ya pueden soltarlo».

EL DATO

El saldo

El corresponsal de Proceso enVeracruz, Noé Zavaleta, afirma que el desfalco durante el gobierno durante el sexenio de Javier Duarte es de 180 mil millones de pesos. Y sostiene que ese dinero se fue no solo a campañas electorales, sino a la compra de propiedades y de periodistas. También señaló la estela de muertes y desapariciones que han afectado a los habitantes de este estado.