“JUAN CRUZ ELVIRA ES EL ÚNICO CANDIDATO QUE PLANTEA ESTRATEGIAS CLARAS PARA EL DESARROLLO DEL DISTRITO XXIV”.

04 del banco

“El banco de la mujer del distrito XXIV” es un proyecto que poco a poco se ha convertido en una realidad, se trata de una institución financiera que ha estado realizando diferentes ejercicios de crédito con muchas limitaciones, pero con muchas ganas de ayudar”

Se ubica en la calle Raúl Sandoval en el centro de ciudad Isla veracruz, propiedad que pertenecía a banrural y que con mucho esfuerzo fue adquirido a través de una licitación, para el sector campesino de este municipio.

Durante el ejercicio del primer año de gobierno del ingeniero Juan Cruz Elvira como presidente municipal en el periodo 2011-2013, por primera ocasión se dispersaron créditos por más de 300 mil pesos a los locatarios del mercado municipal, con la finalidad de fortalecerlos y así ayudarlos a invertir en lo que resulta ser su patrimonio, como resultado se pudo observar un realce de viva en el comercio del municipio que tanto lo necesitaban.

La finalidad del cual parte este proyecto de financiamientos ideado por el ingeniero Juan Cruz Elvira en su primer ejercicio cumplió su cometido, se trató de apoyar e impulsar principalmente a los pequeños comerciantes, con créditos posibles de pagar y fáciles de adquirir, con la tasa máxima del 1% de interés mensual, sin depósitos o garantías prendarias, en pocas palabras el único requisito era el valor de la palabra. Gracias a estas características los locatarios del mercado municipal pudieron ver resultado primero al surtirse de mercancía, también en la venta de sus productos y posteriormente al brindarle vida a la plaza comercial que tanto la necesitaba.

El deseo del ingeniero juan cruz Elvira por medio de esta institución financiera en pocas palabras es apoyar a cada uno de los sectores que conforman nuestro distrito entre los que figuran; los productores del campo, las madres solteras, micro empresarios o estudiantes, que en cada uno de sus circunstancias reclaman una oportunidad, para salir adelante.

Para desarrollar un proyecto ya sea individual o colectivo, siempre necesitamos un impulso, desde simplemente vender elotes hervidos en la calle o hasta la tiendita que requiere surtirse, pero cuando se busca el impulso del que hablamos lamentablemente muchos caen en la financieras que lo único que provocan por los altos intereses, es el ahogo de quien lo solicita.

“El banco de la mujer del distrito XXIV” es la esperanza de muchos, que confían que las cosas mejoraran Y que desean que en verdad se continúen implementando más proyectos financieros, como los que experimentaron los locatarios del mercado municipal de isla en el año 2011.